DISEÑO DANÉS

Pese a su territorio y población reducidos los daneses se han hecho notar  desde tiempos inmemorables. Especialmente en dos momentos en la historia. Hace miles de años, cuando los vikingos daneses, junto con otros escandinavos, invadieron gran parte de Europa en expediciones que, saquearon, colonizaron y establecieron fuertes vínculos comerciales y a mediados de s. XX cuando Dinamarca logró imponer su estética en gran parte de Occidente gracias a la irrupción en la escena mundial de su diseño moderno.

nyhavn-1835610_1280

Debido a su condición de ciudad marítima que durante siglos ha mantenido alianzas comerciales con Europa, Estados unidos y extremo Oriente y ha procurado exportar elementos de su cultura y también se ha mostrado receptiva a nuevas ideas y movimientos.

Desde la era vikinga, la capacidad de apropiarse de otros estilos y adaptarlos a en algo danés adecuado a las arduas condiciones nórdicas ha constituido un factor clave en la evolución de su diseño y su éxito.

La tradición artesana por la que Dinamarca es famosa nació de la pobreza y la escasez de recursos naturales disponibles que aprendieron a usar con la mayor eficiencia posible. Las limitaciones económicas obligaron a preferir la utilidad y la duración a la belleza superficial. De ahí la simplicidad, sobriedad y respeto por la función que caracteriza al diseño danés.

Los principales diseñadores daneses, como Hans Wegner, Poul Henningsen, Fritz Hansen,… se preocupaban por encontrar la esencia o la forma ideal del producto. A partir del s. XVII y la industrialización del país dio lugar a la fundación de la fábrica de porcelana Royal Copenhagen, los primeros diseñadores daneses que se incorporaron a la industria como el arquitecto Gustav Friederich continuaron con esa perspectiva del diseño danés con frases como estas “ Todo objeto debe cumplir su función y reunir unos requisitos básicos: ser práctico y adecuado a su fin… la belleza depende siempre de su utilidad, ya que sin esta, no es posible tener un  goce visual ni espiritual.”

poul-henningsen
Poul Henningsen, Lámpara bola de nieve.

A día de hoy continúan con esa esencia de crear objetos funcionales, prácticos y bellos, en los que la satisfacción de usuario es crucial.

jacob_holm_fritz_hansen
Republic of Fritz Hansen
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s