“HYGGE” El secreto que hace felices a los daneses.

Aprovechando este ratito de tranquilidad, con la peque dormidita y disfrutando de una taza del nuevo té edición navideña de rituals, quería hablaros de un concepto que he descubierto recientemente pero que remonta a tiempos atrás.

El “HYGGE”

twinkly-lights

Pronunciado hu-ga. Un concepto 100% danés y tal vez el secreto de su felicidad.

Dinamarca, a pesar de sus bajas temperaturas y pocas horas de luz, la actitud que tienen ante la vida, les hace estar en primera linea en el ranking de los paises más felices del mundo. Tal vez sea la igualdad de genero, la conciliación con la vida familiar, el sistema educativo,  los horarios laborales o su buen sueldo o tal vez sea el “hygge”.

La sencilla forma de vida de los danes, el celebrar los pequeños placeres de la vida, apreciarse  y concederse tiempo a uno mismo y a la familia en hogares más acogedores, es una forma de definir el “hygge” y ayuda, sin ninguna duda, a su felicidad. Unas vez más, Escandinavia me sorprende, y consigue enamorarme un poquito más.

¿Qué es el hygge? Si le preguntamos a un danés qué es hygge, responderá que:

“es sentarse frente a la chimenea en una noche fría, vestido con un grueso suéter de lana mientras bebes un vino caliente con azúcar, especias y acaricias a tu perro echado a tu lado”.

“Hygge puede ser familias y amigos reunidos para comer, con el comedor a media luz. O puede ser el tiempo que pasas solo leyendo un buen libro”

“Funciona mejor cuando no hay un espacio vacío demasiado grande alrededor de la persona o de la gente”.

La idea es relajarse y sentirse “en casa” tanto como sea posible, olvidándose de las preocupaciones de la vida.

Para mi Hygge tiene que ver con ser bueno contigo mismo: consentirte, pasar un rato agradable, no castigarte o negarte nada”

El hygge hace los hogares más cálido y la gente más feliz. 

El “hygge” no es solo un concepto, es un estilo de vida, de valorar los momentos de cada día, las pequeñas cosas, apreciar el tiempo de inactividad.  

85804889_thinkstockphotos-453196619

La forma de vida sencilla, muchas veces incluso austera , escandinava, nos enseña lo importante, en este caso, en el hogar.  Un espacio donde compartir momentos, donde disfrutar de la vida. Tener en cuenta a todos los seres que habitan y su particularidades. Buscando ese confort para su hogar, su refugio. Un equilibrio entre funcionalidad y belleza.

Vivir en el hogar y no para el hogar es la idea.

La facilidad para adquirir hoy en día nuevos productos; ropa, cosméticos, menaje de cocina, artículos de decoración, dispositivos electrónicos,…La sensación de necesidad,  en numerosas ocasiones invaden nuestro hogar, saturandonos, bien por mala distribución o por excesivos elementos y nos alejan de ese concepto “hygge”. ¿Quieres cambiar esa forma de vivir en el espacio? Hablamos…

Bienvenidxs al #hygge desing.  ^.^ Ponte cómodx.

5240

 

 

Anuncios

De vuelta …

crianza-y-cerebro

Todo llega… la verdad que no veía el momento en el que pudiera volver a retomar mi proyecto, mi sueño, mi pasión,… el diseño, pero… el salmón siempre vuelve al río a desovar.

En esta entrada quisiera exponer como he vivido la conciliación de la vida laboral con  el embarazo y la maternidad para que a personas que puedan estar en situación parecida les sirva de ayuda.

El embarazo fue bastante llevadero, no tuve mayor problema en continuar con la vida laboral, hasta la semana 35,  a partir de ahí ya daba vértigo aceptar un proyecto, ya que podía quedarse colgado en cualquier momento, así que desde la semana 35 hasta los 15 meses que tiene mi hija,  no me ha sido posible adaptar la vida laboral con la maternidad. La baja hasta la semana 37 no me la concedieron, así que unas semanitas sin facturar, más lo que se aproximaba… Todo un lujo.

La falta de ayudas a la maternidad que sufrimos en este país nos pone en una situación muy difícil. La situación de cada persona es un mundo, cada niño es un mundo y el periodo de baja es de risa. A ver si podemos cambiarla por lo menos para que nuestras hij@s lo tengan más fácil.

A pesar de todo, es lo mejor que me ha pasado en la vida. Ha sido una vivencia preciosa, ver cada día la evolución de esa personita que has creado junto con tu pareja, no hay palabras. Hay momentos muy difíciles, miedos, dudas, noches en vela,… asumir que tu tiempo ya no es solo tuyo… pero que enseguida quedan atrás, olvidados, ya que la experiencia es tan intensa que no puedes recordarlo todo, tu mente filtra y se queda con lo mejor. Efectivamente tener un hij@ te cambia la vida, pero para mejor! Aumentan tus capacidades de manera exponencial! No os imagináis la de cosas que se pueden hacer con una sola mano! Te conviertes en la diosa Devaki con 8 brazos.

Puede que al principio te sientas agobiada por querer hacerlo todo perfecto, tantos consejos, tantas opiniones, literatura… puede llegar a frustrarte, pero al final, la conclusión que he sacado en todo este tiempo es que lo voy a hacer lo mejor que pueda y eso lo es todo ¿Cómo iba a ser sino? Nuestros padres lo hicieron de la mejor manera en la que ellos creían, el resultado no fue tan malo creo yo,  y sin tanta información sobre crianza a su alrededor, así que con toda la información y sentido común… Resumiendo,  empecé a hacer lo que me decía el corazón y comencé a disfrutar de la maternidad, a confiar más en mi misma y a creer en mi como madre.

Dos años han pasado y vuelvo con las pilas cargadas y superpoderes!! Jajaja. Con una nueva imagen, de imagiQue a Saioa Barredo, que soy yo misma, una persona y no una empresa,  al servicio de  los demás para guiar,  mostrar tus ideas y dar soluciones en cuanto a distribución de espacios y diseño.

¿Cuándo vas a empezar tu?  Seguro que pronto… ¡Antes que yo incluso! Ánimo y a disfrutar de este momento irrepetible.